Actualmente, el Perú se encuentra renegociando su Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, el único de los socios comerciales más importantes (como Estados Unidos y Unión Europea) de Perú que no cuenta con salvaguardas ambientales en su TLC. El 96.51% de las exportaciones del Perú a China están asociadas a recursos naturales (de acuerdo a datos de CAPECHI, 2017), como la industria minera y pesquera, y también al sector forestal, petrolero y gasífero, que se desarrollan en zonas biodiversas y vulnerables de nuestro país.

an1_play

 

 

 

 

 

 

 

 

Asimismo, este año China se comprometió con Naciones Unidas, en el marco del Examen Periódico Universal (EPU), a establecer medidas que garanticen que los proyectos de desarrollo e infraestructura fuera y dentro de su territorio sean plenamente compatibles con los derechos humanos y respetuosos con el medio ambiente. Incluir un capítulo ambiental en el TLC con Perú sería un buen punto de partida para el cumplimiento de este compromiso.

an3_play

 

 

 

 

 

 

 

 

Por ello, es imprescindible que se incluya un capítulo ambiental en el TLC de Perú y China. Ello permitiría alinear la promoción de inversiones con altos estándares ambientales, con el objetivo de minimizar impactos, impedir que un país reduzca su normativa para impulsar el comercio y la inversión, y prevenir conflictos con las poblaciones de las áreas de influencia de proyectos.

an2