Las tensiones y presiones entre las potencias de Estados Unidos y la República Popular de  China han crecido durante  la pandemia del Covid-19. ¿Cómo se observa la disputa de poder entre ambas potencias desde la región latinoamericana?

Las relaciones irregulares entre las dos principales potencias del mundo buscando la supremacía se vieron afectadas por la crisis sanitaria del coronavirus y sus consecuencias en la estructura de la geopolítica mundial. Luego de casi dos años de tensiones y aumentos de los aranceles entre los dos países, que dio lugar a la denominada « guerra comercial entre Estados Unidos y China », la región latinoamericana se ve nuevamente afectada por la lucha de poder entre los dos gigantes. Al mantener estrechos vínculos con ambos países, la región latinoamericana tiene que soportar un enfrentamiento que tiene repercusiones en su propia situación interna.

La cuestión de temporalidad en la que fueron afectados los diferentes países por el coronavirus tiene mucha importancia en cuanto a la disputa entre Estados Unidos y China. Si en diciembre de 2019 el mundo empezó a preocuparse por varios casos del nuevo coronavirus en China, el primer caso en Estados Unidos fue registrado recién el 21 de enero de 2020[1]. Paralelamente, en cada país se registraron olas de contagios aunque en distintos momentos ya que China logró mantener la epidemia en su territorio nacional cuando llegó el virus al continente americano.

A pesar de que  los analistas pensaron que la pandemia se iba a mantener en China y Asia, terminó expandiéndose a todas partes del mundo por lo cual la gestión de la misma y su incapacidad de contenerla fue rápidamente criticada por parte del presidente Donald Trump en contra de su homólogo chino. De hecho, el mandatario estadounidense denunció la «incompetencia y falta de transparencia» por parte de China sobre la enfermedad.[2] El arribo de la pandemia del coronavirus se produjo de manera simultánea para Estados Unidos como para América Latina[3]. La región enfrentó la falta de equipamientos médicos sin poder contar con la ayuda de Estados Unidos, enfocado en su crisis interna.

La ayuda de China para América Latina, aprovechando el espacio vacío dejado por Estados Unidos, nuevamente revela sus intereses en la región. En tiempos de COVID-19, ¿cómo se observa la lucha de poder entre Estados Unidos y China desde América Latina? En este artículo se detalla, en primer lugar,  la historicidad de las relaciones entre las dos superpotencias y América Latina; en segundo lugar, se aborda la « diplomacia de mascarillas » desarrollada por China en el periodo de coronavirus. Por  último, se analiza el rol de China en el futuro de las economías nacionales de los países latinoamericanos.

Una lucha de influencia desde hace varios años

Históricamente, América Latina ha sido considerada como el « patio trasero » de Estados Unidos, y el acercamiento de China con varios países de la región en los últimos años, constituye un desafío para el vecino norteamericano.

El impacto de la doctrina Monroe

Fuente: https://unsplash.com/photos/X66seBXzHP0

Fuente: https://unsplash.com/photos/X66seBXzHP0

En 1823, el presidente republicano de Estados Unidos, James Monroe, dio su nombre a una doctrina que determinó la política del conjunto del continente americano frente a Europa, diseñando los primeros pasos de la diplomacia estadounidense en América Latina.

El siglo siguiente vio una evolución de la doctrina a través de una nueva iniciativa epónima del  presidente Teodoro Roosevelt llamada « el corolario Roosevelt ». Fue  establecida en el año 1904 y  exhibe la voluntad de expansión de Estados Unidos hacia América Latina[4].

La hegemonía de Estados Unidos en América Latina se mantiene desde ese periodo pese a que las evoluciones en el escenario global  hayan definido nuevamente los intereses de los países de la región. De hecho, además de relacionarse con sus colaboradores históricos situados en Europa y América del Norte, se abrieron a los países orientales de África y sobre todo de Asia.

La afirmación de China en el mundo globalizado

El periodo de transición de China a partir de la década de los años 70 permitió una apertura del gigante asiático hacia el mundo y dio cuenta de una realidad en la cual América Latina poseía los recursos naturales que China necesitaba[5]. El año 2001 fue clave para el crecimiento de la economía china gracias a su entrada en la Organización Mundial del Comercio (OMC) marcando la política exterior del país en materia comercial, basada en  inversiones, ahorros y exportaciones baratas. El interés de China en América Latina se observó a través de respaldos financieros en la región, importantes inversiones y un crecimiento del comercio. Si bien el impacto de la crisis económica de 2008 fue negativo para los países occidentales, no se canceló la política china hacia América Latina. De hecho, países sudamericanos como Brasil, Perú, Uruguay y Chile convirtieron a China en su principal mercado de exportación en los últimos diez años. Asimismo, el gigante asiático logró definirse como el segundo socio comercial para la región.[6]

La lucha de intereses entre Estados Unidos y China en América Latina

Mantener su supremacía mundial define una de las características de la geopolítica estadounidense y su estrategia hacia sus vecinos del sur. El aumento cronológico de la presencia e influencia de China en la región amenaza, lógicamente, los intereses estadounidenses. Más precisamente, países como Venezuela, Ecuador y Bolivia disfrutan de afinidades distintivas con China que resulta ser su prestamista principal[7].

En los últimos años, países centroamericanos rompieron relaciones diplomáticas con Taiwán para poder acercarse y relacionarse económicamente con China. Reconocer diplomáticamente al gigante asiático con el objetivo de comerciar con él fue la iniciativa adoptada por Panamá en 2017 y por República Dominicana y el Salvador en 2018. La reacción negativa de Estados Unidos en respuesta a estas decisiones fue relevante en la lucha de influencia entre las dos superpotencias en América Latina[8].

La « diplomacia de las mascarillas » durante el coronavirus

El vacío dejado por Estados Unidos, fuertemente impactado por el coronavirus, fue una oportunidad para China. Los países latinoamericanos pudieron observar y reconsiderar las políticas exteriores de las dos mayores potencias del mundo durante esta crisis, Estados Unidos favoreciendo sus propios intereses internos frente a una China generosa con la región.

Fuente: https://pixabay.com/fr/photos/covid-19-coronavirus-dystopia-4987726/

Fuente: https://pixabay.com/fr/photos/covid-19-coronavirus-dystopia-4987726/

Una serie de donaciones

No solo los principales socios de China, como Venezuela y Bolivia, se beneficiaron con u ayuda durante a pandemia. Otros países como Brasil, Ecuador, Argentina y Chile solicitaron  y aceptaron la ayuda del país asiático a través del envío de equipamiento médico como mascarillas, geles desinfectantes y respiradores[9]. México, un país que históricamente no ha mantenido relaciones  estrechas  con China,  compró insumos médicos por $56.4 millones de dólares, lo que ilustra la caída del modelo occidental a favor del modelo chino.[10]

Por otra parte, se recibieron donaciones por parte de algunas empresas como COFCO (China Communications Construction) y el Banco de China que han prometido donaciones para la región.[11]

 Un fortalecimiento de la colaboración

En tiempos de coronavirus se estrecharon y se afianzaron las relaciones entre países latinoamericanos y China. El presidente de Argentina, Alberto Fernández realizó una sesión de fotos con el embajador de China e intercambió cartas con el líder chino Xi Jinping[12], cuando también se conmemoraba  el aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Costa Rica y China[13].

Fuente: https://noticias.perfil.com/noticias/politica/el-embajador-de-china-dice-que-con-alberto-se-fortalecieron-lazos.phtml

Fuente: https://noticias.perfil.com/noticias/politica/el-embajador-de-china-dice-que-con-alberto-se-fortalecieron-lazos.phtml

Una videoconferencia fue organizada a fines de julio de 2020 con el ministro de Relaciones Exteriores de China y los cancilleres latinoamericanos en la cual el orden del día estaba enfocado sobre el COVID-19. Sin embargo,  también se observó una intensificación de la colaboración entre la región y el gigante asiático. Especialistas chilenas y mexicanas de las relaciones entre China y la región de América Latina detallaron el aumento de la colaboración no solo en el ámbito comercial, sino en varias áreas como infraestructura, conectividad y seguridad sanitaria, marcando una nueva etapa de cooperación.[14]

La ayuda financiera por parte de China

Anteriormente al Coronavirus, los países latinoamericanos ya contaban con la ayuda financiera de China, especialmente Venezuela y Bolivia, que mantienen una deuda de entre el 10 y el 25 % de su PBI con el gigante asiático. Un nivel de endeudamiento que pone sobre la mesa la injerencia de China en el manejo de las políticas públicas de estos países[15].

Generalmente, hay que dirigirse hacia los mercados financieros o hacia los organismos  internacionales como el FMI o el Banco Mundial para gestionar préstamos para un país. Sin embargo,  a veces los márgenes de negociaciones se reducen y los países se acercan a  China, como es el caso de Venezuela por ejemplo.

En el actual contexto, Estados Unidos disminuyó su participación en el multilateralismo como fue el caso con el Fondo Monetario Internacional donde es el mayor accionista, rechazando públicamente la solicitud de ayuda para Venezuela frente al coronavirus. De la misma forma, inversores estadounidenses se retiraron de América Latina aunque esto no fue una particularidad exclusiva de esa potencia[16].
Asimismo, es probable que las grandes empresas latinoamericanas en peligro puedan recurrir a las empresas chinas para inyecciones de capital en los próximos meses, cerrando las negociaciones más fácilmente[17].

El rol de China en la próxima crisis económica

La progresión del coronavirus en el mundo generó una crisis sanitaria mundial que se agravó por una crisis económica debido a la caída del consumo y de la producción. Analistas vaticinaron una crisis económica sin precedentes en los próximos meses, por lo cual la estructura de la geopolítica sufrirá cambios, y América Latina será un observador estratégico de la lucha entre Estados Unidos y China por la hegemonía global.

La problemática estructural de los modelos económicos occidentales

De manera similar a todos los países afectados por el coronavirus, es decir la mayoría de los países del mundo, el PBI de China se contrajo un 6.8% durante el primer trimestre del año 2020. Desde el año 1992, el gigante asiático no había sufrido ninguna contracción económica[18].

América Latina, en el año 2019, contó con $ 8.9 mil millones de fusiones y adquisiciones por parte de China cuando en los primeros meses de 2020 se elevaban a solamente $ 163 millones[19].

No solamente se observa la dependencia de América latina hacia las cadenas de suministro chinas ya que Estados Unidos se encuentra en la misma situación. Esta realidad fue criticada por parte de Estados Unidos hace algunos meses cuando el país buscó una transición y tomó medidas que introdujeron lo que fue llamado « la guerra comercial entre Estados Unidos y China ». La crisis del coronavirus dejó al descubierto el nivel de dependencia en cuanto a los equipamientos médicos y sobre todo de medicamentos hacia China; en los últimos años, más de 90% de antibióticos, vitamina C, ibuprofeno e hydrocortisona fue suministrado por parte de China para los Estados Unidos[20].

El miedo frente a la crisis de la deuda fiscal

América Latina se encuentra en una situación crítica de déficit fiscales, es decir que los países no tienen capacidad de pago ni capacidad para financiar la lucha contra el virus, por lo cual se ven obligados a  recortar gastos no esenciales y a endeudarse más, como es el caso de  Argentina, Brasil y Salvador: los  más endeudados según el porcentaje de su PBI (Producto Bruto Interno).[21]

La deuda pública en relación al PBI es una dificultad para los países latinoamericanos. Durante la década de los 80, se vieron afectados justamente por la crisis de la deuda externa, dando pie a la denominada «década perdida». Al día de hoy, varios países mantienen bajas sus deudas públicas a propósito, aunque esto se ha puesto a prueba en tiempos de coronavirus[22]. Dado que se espera una contracción del 5.2% del PBI en 2020 en América Latina, varias compañías luchan por mantenerse a flote y podrían, nuevamente, acercarse a China.

Aumento de la influencia de China en la era posterior al coronavirus

En América Latina, el gigante asiático ha desempeñado un papel clave desde hace varios años en los proyectos de infraestructura regional y la inversión en los sectores de la energía, de la minería así como de fusiones y adquisiciones de empresas[23]. Una línea política que continúa observándose durante la crisis del  coronavirus ya que los inversores chinos se mostraron interesados en varios proyectos de la región como: saneamiento de agua en Brasil y posibles adquisiciones en las industrias eólicas[24], transmisión de energía en Argentina, y proyectos mineros en Colombia y Perú[25]. Por otro lado, la empresa china Huawei está, por ejemplo, trabajando con Guatemala y otros países para analizar imágenes médicas a través de inteligencia artificial y rastrear el virus.[26]

Luego de la crisis, sería una posibilidad que China elija invertir en los países más estables de la región como Chile, Colombia o Perú. Por lo tanto, ayudar a Quito y Buenos Aires que luchan por pagar al FMI en medio de la pandemia de COVID-19 podría también ser el próximo paso de Beijing[27]

Conclusión

La estrategia china en tiempos de coronavirus busca promover un nuevo orden mundial que le beneficiará según sus propios intereses materiales y que tendrá repercusiones en el futuro de la economía latinoamericana dependiente de las dos principales potencias del mundo.

La vulnerabilidad de la dependencia de la región hacia la cadena de suministro de  China ilustra los desafíos de las estructuras económicas del conjunto del continente para su futuro[28]. La temporalidad en la progresión del coronavirus desde China hacia el continente americano tuvo un papel clave en la lucha de las dos potencias con consecuencias para la región latinoamericana masivamente afectada.

Si China aumentó su influencia en América Latina en los últimos años, a pesar de la hegemonía estadounidense en la región, la decisión de incorporarse  al proyecto chino de la nueva Ruta de la Seda por parte de 19 países latinoamericanos desde 2013[29] señala un estrechamiento de las relaciones entre la región y China por varios años. Una coyuntura acelerada por la situación del coronavirus.

———————————

[1] Declaración de la Organización Mundial de la Salud « COVID-19: cronología de la actuación de la OMS » publicado el 27 de abril de 2020.

[2] BBC News Mundo « Coronavirus | Estados Unidos vs China: 5 frentes de disputa entre Washington y Pekín en medio de la pandemia » publicado el 29 de mayo de 2020.

[3] El primer caso de coronavirus en Estados Unidos fue registrado el 21 de enero de 2020, cuando un mes después el 25 de febrero de 2020 se registró el primer caso latinoamericano en la ciudad brasileña de San Pablo.

[4] CASTRO PEÑA Y. « El mito Roosevelt para América Latina (1901-1909) », p. 76.

[5] GALLAGHER K. P. « Latin America’s China Boom » p. 265.

[6] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[7] Expansión « Latinoamérica arriesga su futuro por las deudas con China, EEUU y Rusia » publicado el 29 de febrero de 2020.

[8] Nodal « EEUU y Taiwan critican el establecimiento de relaciones entre República Dominicana y China » publicado el 3 de mayo de 2008.

[9] SANTACECILIA M. « ¿Qué busca la diplomacia china de las mascarillas en Latinoamérica? » DW, publicado el 23 de abril de 2020.

[10] VILLA P. y MORALES A. « México compra insumos médicos a China por más de 56 millones de dólares » El Universal, publicado el 9 de abril de 2020.

[11] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[12] FARNSWORTH E. « How China Is Using COVID-19 to Advance Its Interests in Latin America » World Politics Review, 26 de mayo de 2020

[13] GARZA J. « Costa Rica conmemora el decimotercer aniversario de relaciones diplomáticas con China » La República, publicado el 3 de junio de 2020.

[14] ALCÁNTARA E. y HAO W. « Entrevista: Relación China-América Latina se afianza frente a desafíos como COVID-19 » Xinhuanet, publicado el 24 de julio de 2020 y « Entrevista: Cooperación entre China y Latinoamérica entra a nueva fase, cruzada por temas sanitarios » Xinhuanet, publicado el 25 de julio de 2020.

[15] Expansión « Latinoamérica arriesga su futuro por las deudas con China, EEUU y Rusia » publicado el 29 de febrero de 2020.

[16] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[17] BARROZO T., MARTINEZ C., ZHANG J., GE C. « China To Grow Stronger In Latin America In Aftermath Of Covid-19 Pandemic », Forbes, publicado el 10 de junio de 2020.

[18] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[19] Datos de Mergermarket, fuente: BARROZO T., MARTINEZ C., ZHANG J., GE C. « China To Grow Stronger In Latin America In Aftermath Of Covid-19 Pandemic », Forbes, publicado el 10 de junio de 2020.

[20] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[21] BARRÍA C. « Coronavirus: cómo afectará a los países más endeudados de América Latina y dónde pueden conseguir dinero para financiar el combate a la pandemia » BBC News Mundo, publicado el 20 de abril de 2020.

[22] La decisión de mantener baja la deuda pública es una práctica especialmente usada por parte de Chile y Perú.

[23] BARROZO T., MARTINEZ C., ZHANG J., GE C. « China To Grow Stronger In Latin America In Aftermath Of Covid-19 Pandemic », Forbes, publicado el 10 de junio de 2020.

[24] Declaración de Evandro Vasconcelos, VicePresidente de la unidad brasileña de China Three Gorges.

[25] BARROZO T., MARTINEZ C., ZHANG J., GE C. « China To Grow Stronger In Latin America In Aftermath Of Covid-19 Pandemic », Forbes, publicado el 10 de junio de 2020.

[26] FARNSWORTH E. « How China Is Using COVID-19 to Advance Its Interests in Latin America » World Politics Review, publicado el 26 de mayo de 2020.

[27] Idem.

[28] SCHECHTER P. « Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits » Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

[29] Idem.

———————————

Bibliografía

BARRÍA C. «Coronavirus: cómo afectará a los países más endeudados de América Latina y dónde pueden conseguir dinero para financiar el combate a la pandemia» BBC News Mundo, publicado el 20 de abril de 2020.

BARROZO T., MARTINEZ C., ZHANG J., GE C. «China To Grow Stronger In Latin America In Aftermath Of Covid-19 Pandemic», Forbes, publicado el 10 de junio de 2020.

BBC News Mundo «Coronavirus | Estados Unidos vs China: 5 frentes de disputa entre Washington y Pekín en medio de la pandemia» publicado el 29 de mayo de 2020.

CASTRO PEÑA Y. « El mito Roosevelt para América Latina (1901-1909) » Quito, Ecuador: Universidad Andina Simón Bolívar, 2007, 127 p.

Expansión «Latinoamérica arriesga su futuro por las deudas con China, EEUU y Rusia» publicado el 29 de febrero de 2020.

FARNSWORTH E. «How China Is Using COVID-19 to Advance Its Interests in Latin America» World Politics Review, publicado el 26 de mayo de 2020.

GALLAGHER K. P. «Latin America’s China Boom» NACLA Report on the Americas, Vol. 48, No. 3, pp. 265-270.

GARZA J. «Costa Rica conmemora decimotercer aniversario de relaciones diplomáticas con China» La Republica, publicado el 3 de junio de 2020.

Nodal «EEUU y Taiwan critican el establecimiento de relaciones entre República Dominicana y China» publicado el 3 de mayo de 2008.

SANTACECILIA M. «¿Qué busca la diplomacia china de las mascarillas en Latinoamérica?» DW, publicado el 23 de abril de 2020.

SCHECHTER P. «Chinas Coronavirus Diplomacy in Latin America— and Its Limits» Brink News, publicado el 14 de mayo de 2020.

VILLA P. y MORALES A. «México compra insumos médicos a China por más de 56 millones de dólares» El Universal, publicado el 9 de abril de 2020.