Las relaciones de China y Colombia durante la pandemia: reflexiones sobre infraestructura y extractivismo en un contexto de crisis social y ecológica

 La crisis social y ecológica que vive Latinoamérica, profundizada por la pandemia del Covid-19, nos obliga a reflexionar sobre las respuestas y cambios necesarios para generar sociedades más justas. Ello implica analizar el tipo de cooperaciones bilaterales entre los países latinoamericanos con actores claves como China. Así, se analizan los proyectos que se están desarrollando en Colombia con participación de empresas o financiamiento de bancos chinos, el tipo de cooperación y sus implicaciones socioambientales.

En el último año han ocurrido algunos sucesos significativos en las relaciones bilaterales entre Colombia y China, principalmente en materia comercial y en el avance de proyectos con participación de empresas chinas, pero también de cooperación en el marco de la pandemia por el Covid-19. Desde que se declaró la emergencia sanitaria, China ha cooperado con Colombia a través de donaciones y ayudas, y las declaraciones diplomáticas de ambas partes hacen énfasis en buscar fortalecer las relaciones políticas y económicas. Algunos proyectos también han avanzado principalmente en sectores como la infraestructura y minería que el gobierno considera necesarios reactivar para la recuperación económica del país.

Por ejemplo, empresas chinas serán las encargadas de construir la primera Línea del Metro de Bogotá y el Tren de Cercanías de Cundinamarca. También se conoció la compra de Continental Gold y el proyecto Buriticá (uno de los principales proyectos de minería de oro en el país y Latinoamérica) por parte de la empresa Zijin Mining Gold. Este hecho constituye un hito ya que Zijin sería la primera minera china en explotar en Colombia. Otro sector donde ha avanzado la relación comercial es el agropecuario, recientemente el gobierno ha celebrado la exportación del aguacate Haas y carne de cerdo a China y se prevé que otros productos agrícolas también puedan ser exportados.

En ese sentido, presentaremos un panorama del estado de algunos proyectos que se vienen desarrollando y generar algunas lecturas sobre las relaciones entre China y Colombia. En el contexto de agudización de la crisis social y ambiental generada por la pandemia, creemos necesario reflexionar sobre las implicaciones de los proyectos y los sectores a los que se dirigen las inversiones, principalmente en el contexto de postpandemia y de retorno a la “normalidad” o construcción de “nuevas normalidades”, que hacen necesario replantear el tipo cooperación y proyectos con participación extranjera en general y de China en particular.

40 años de relaciones diplomáticas: Las donaciones de China a Colombia para enfrentar la pandemia por covid-19

En mayo de 2020, China entregó a Colombia una donación por un valor de 1,5 millones de dólares de material de bioseguridad, respiradores y pruebas diagnósticas. También se donaron mercados para poblaciones vulnerables y el hecho más reciente ha sido la cooperación de la Embajada con la Gobernación de Chocó a través de 400 ayudas humanitarias para familias priorizadas en el marco de la emergencia sanitaria.

Fuente: id.presidencia.gov.co
Fuente: id.presidencia.gov.co

El apoyo puede leerse como una acción global de China para asumir un liderazgo en la solución de la crisis y consolidar muchas de las relaciones con diferentes países. Además de Colombia, otros países de Latinoamérica también han recibido ayudas similares del país asiático, como es el caso de Venezuela, Bolivia, México, Argentina y Ecuador.  Algunos han llamado a estas operaciones como la “diplomacia de las mascarillas” para señalar la iniciativa china de mejorar la percepción de la población de Latinoamérica y otras partes del mundo y construir nuevas narrativas sobre la relación entre China y el coronavirus. Esto ocurre también en medio de las disputas políticas y la guerra comercial que encara con Estados Unidos.

Mientras tanto, la Canciller de Colombia Claudia Blum afirmó que esta donación “constituye un hito para conmemorar el camino recorrido al unir nuestras capacidades para proteger la salud y la vida de nuestros nacionales en estos críticos momentos” (Presidencia de la República, 2020). Precisamente este año China y Colombia celebran el 40º aniversario de sus relaciones diplomáticas y hay expectativas de que se fortalezcan. Durante la última visita oficial de Colombia a la República Popular de China, realizada en Julio de 2019, ambas partes suscribieron acuerdos para el impulso a proyectos energéticos, construcción de carreteras y la importación de frutas y verduras de Colombia. Dichos acuerdos ya han visto resultados desde finales de 2019 y en lo corrido del 2020.

Infraestructura: Principales proyectos con financiamiento y participación de empresas chinas

El proyecto que más ha sonado ha sido la licitación de la Primera Línea del Metro de Bogotá, que fue adjudicado al consorcio APCA Transmimetro, compuesto por China Harbour Engineering Company Limited (Chec) y Xi’an Metro Company Limited. El contrato de concesión tiene una duración de 28 años e incluye un acuerdo por 20 años para operar. Pese a que la firma del acta de inicio de las obras se prorrogó para octubre debido a la pandemia (Dinero, 2020), durante la emergencia sanitaria la empresa Chec consiguió del banco BBVA una garantía crediticia por 90 millones de dólares (El Siglo, 2020), operación que ha sido certificada como “verde” al tratarse de la construcción de un medio de transporte eléctrico. Pero también es un ejemplo de los conflictos en transparencia y participación que pueden generar estos proyectos de infraestructura.

La Contraloría identificó deficiencias en la licitación del proyecto, principalmente halló irregularidades en la aprobación del cupo de endeudamiento del Distrito y la no inclusión de la ingeniería de detalle (Leal, 2020). La Veeduría Ciudadana también ha señalado que el proyecto se ha definido sin participación ciudadana y no ha cumplido los compromisos de divulgación, y transparencia, condiciones necesarias para un “un contrato social y ambiental” en la obra (Afanador, 2020).

Fuente: www.larepublica.co
Fuente: www.larepublica.co

Por otro lado, otro hecho destacable en materia de transporte ha sido la llegada de diferentes lotes de buses eléctricos de las empresas chinas Sunwin Bus y BYD a Cali, Medellín y Bogotá. Por ejemplo, en septiembre de 2019 llegó a Cali un lote de 26 buses para su sistema de transporte MIO, fabricados por Sunwin Bus. En Bogotá la multinacional china BYD ganó la licitación de más de 350 vehículos para el Sistema Integrado de Transporte Público y que entrarán en funcionamiento en septiembre de 2020 (Urrego, 2020).  En este caso, los buses ayudan a avanzar hacia el compromiso en el marco del Acuerdo de París de Colombia de reemplazar los buses públicos con vehículos de cero emisiones en ciudades principales para el 2040 (Andreoni, Bermúdez, Cuéllar, y Koop, 2020).

Finalmente, los bancos chinos también han aumentado su participación a través de préstamos para carreteras de Cuarta Generación. El hecho más reciente fue el préstamo del Banco de China a la concesionaria vial Unión del Sur a cargo del proyecto Pasto – Rumichaca. El proyecto contó con la financiación de 9 bancos, incluido el del Banco de China y otros capitales de Estados Unidos, Japón y Europa que juntos alcanzan por $1,8 billones de pesos (ANI, 2019).

La minería china en Colombia: ¿una recuperación económica extractivista?

Como mencionábamos al inicio, en el caso de la Minería el Proyecto Buriticá, el proyecto aurífero más importante del país, fue adquirido por Zijin Mining Gold, una compañía china que se dedica principalmente a la minería en oro, cobre y zinc.  A inicios de marzo de 2020 la empresa completó la transacción de adquisición de Continental Gold (de origen canadiense). Pero además de este proyecto, en diciembre de 2019 la compañía china EPC JCHX Mining Management concretó la compra del 19,9% de otra empresa canadiense Cordoba Minerals por 8,3 millones de dólares. La empresa usará los recursos para la exploración de cobre, oro y plata en el proyecto ‘San Matías’ en Puerto Libertador.

La experiencia china en minería en otros países como Perú y Ecuador, ha generado conflictos sociambientales donde los principales afectados han sido los pueblos indígenas y campesinos (IISCAL, 2020). En el caso de Zijin y el proyecto Buriticá, un reciente texto de Dialogo Chino describe que el proyecto ha tenido un proceso diferente de relacionamiento con comunidades aledañas y ha aplicado estándares sociales más rigurosos (Villa, 2020).

Sin embargo, la nota también señala que Zijin tiene antecedentes de violar normas ambientales y amenazar a gobiernos que toman decisiones contrarias a sus intereses. Algunos conflictos con pueblos indígenas se han presentado en proyectos como Río Blanco en Perú, y recientemente el presidente de la junta directiva de la empresa expresó al primer ministro de Papúa Nueva Guinea que las relaciones diplomáticas entre ese país y China se verían afectadas si no se renueva la licencia ambiental en la mina Porgera (Westbrook y Daly, 2020).

Ahora bien, la vicepresidenta de Colombia ha dicho que el sector minero será clave en reactivación y repotenciación económica ya que es importante “en materia de regalías, en las compras locales, en la producción local” (Vicepresidencia de la República, 2020). ¿Se fortalecerá la atracción de inversiones extranjeras en minería luego de la pandemia? ¿Qué está haciendo el gobierno para transitar hacia una economía que no dependa de actividades extractivas? Surgen estas dudas y la preocupación de que se plantee la gran minería como solución a la crisis profundizando los conflictos que ya ha generado en diferentes proyectos. En el caso de las operaciones con participación china, está la expectativa de ver los comportamientos empresariales en materia social y ambiental de sus inversiones mineras.

Continuidades y urgencias para la crisis social y ambiental

En todos los sectores donde la participación china es creciente, hay debates sobre los impactos socioambientales y la necesidad de repensar el modelo de desarrollo para Colombia y América Latina. Esta urgencia se ha hecho más evidente en el contexto de pandemia. En primer lugar, el propio Estado colombiano tiene la responsabilidad en promover dichas transiciones y garantizar la protección de los derechos humanos y los territorios en el marco de las inversiones chinas y de cualquier otro actor nacional o extranjero.

aguacate_carne_china
Fuente: www.contextoganadero.com

Sobre la exportación de alimentos como el aguacate Hass, se ha dicho que la exportación de esta y posiblemente de otras frutas, rompe con la tradición de Colombia de exportar principalmente petróleo crudo, ferro níquel, cobre y carbón. En general América Latina ha aumentado la exportación de aguacate hacia China, principalmente en países como Perú, Chile y México, y ahora Colombia empezaría a tener relevancia en el sector. Pero mientras el consumo del aguacate aumenta en China, los países de la región sufren los impactos ambientales de la producción en masa del aguacate.  Por ejemplo, Chile tiene conflictos por el agua dada los altos volúmenes que requieren para la producción del aguacate y en México se ha denunciado cómo la expansión de las tierras dedicadas a estos cultivos ha fomentado la deforestación (Cuellar, 2020). Un problema similar se ha identificado en el caso de la soya y su relación con la deforestación en la Cuenca Amazónica.

Finalmente, China también tiene un rol fundamental, no puede ser ajeno a los conflictos. Instamos a que haya un mayor control por parte del Gobierno Chino sobre las actuaciones de sus bancos y empresas en el extranjero, y que se consideren los impactos en las actividades comerciales que tienen con otros países. Es positiva una cooperación para la superación de la crisis y compartir conocimientos y tecnología para avanzar en las transiciones energéticas, o la cooperación e intercambio de conocimientos y la posibilidad de una vacuna sin que ello signifique abandonar la autonomía y desarrollo de iniciativas locales.

De igual forma reconocemos que el problema no es únicamente concerniente a China aunque ponemos el foco en dichas relaciones al ser uno de los actores de mayor poder financiero y con mayor relevancia geopolítica. Como lo expresan Valderrey y Lemus (2018:404) para el caso minero: “Las empresas chinas no son la nota disonante en la gran sinfonía del aprovechamiento de los recursos mineros en América Latina. Son tan solo una variación del tema principal: la prevalencia de los intereses económicos sobre el bienestar de los pueblos y la preservación de su identidad y de las tierras que habitan”.[/fusion_text][fusion_text]Referencias

Afanador, Juana (2020). El metro de Bogotá: adelante sin estudios y a pesar de la pandemiaRazón Pública.

Agencia Nacional de Infraestructura (19 de julio de 2019). Autopista de 4g Rumichaca – Pasto, logra su cierre financiero, que garantiza los recursos para la ejecución total de las obras. ANI.

Andreoni, Manuela; Bermúdez, Andrés; Cuéllar, Alejandra y Koop, Fermín (29 de junio de 2020). Buses eléctricos chinos se despliegan en América LatinaDiálogo chino.

Cuellar, Alejandra (13 de noviembre de 2018). El aguacate, la fruta estrella en China que está causando estragos al medio ambienteDiálogo Chino.

Dinero (10 de julio de 2020). Este es el cronograma del metro de BogotáRevista Dinero. Disponible en:

El Siglo (26 de junio de 2020). Consorcio Metro Línea 1 recibió respaldo por US$90 millones. El siglo.

Inversiones Sustentables China – América Latina (2020). La minería bajo el lente de las relaciones ALC-china. Boletín Reflexiones Urgentes: Quito. 

Leal, Adriana (7 de enero de 2020). Las deficiencias en la licitación de la primera línea del metro de Bogotá según la Contraloría. La República.

Presidencia de la República (7 de mayo de 2020). Colombia recibe donaciones de China por 1,5 millones de dólares para enfrentar covid-19. Presidencia de la República de Colombia.

Urrego, Anderson (6 de febrero de 2020). BYD lidera el mercado de los buses eléctricos en ColombiaPortafolio.

Valderrey Villar, Francisco Javier, y Daniel Lemus (2029). Minería, movimientos sociales y la expansión de China en América Latina. Desafíos 31.2: 375-410.

Vicepresidencia de la República (9 de julio de 2020). Sector minero, clave en reactivación y repotenciación económica del país.

Villa, Santiago (8 de julio de 2020). Zijin quiere ser la primera minera china en ColombiaDialogo Chino.

Westbrook, Tom y Daly, Tom (29 de Abril de 2020). Zijin warns Papua New Guinea of China anger over end of gold mine lease. Reuters.[/fusion_text]

Relacionados