El rol de América Latina y el Caribe en la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Introducción:

El Grupo Regional sobre Financiamiento e Infraestructura (GREFI) elaboró el documento “El rol de América Latina y el Caribe en la Iniciativa de la Franja y la Ruta” con el propósito de evidenciar la estrategia política desplegada por China en la región y analizar el papel de la Iniciativa, proyecto catalogado como el más ambicioso de China a escala global. Este documento fue presentado el pasado 15 de junio en el marco del Quinto Seminario Internacional “América Latina y el Caribe y China: condiciones y retos en el siglo XXI”, evento organizado por la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL), el Centro de Estudios China-México (CECHIMEX) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Red Académica de América Latina y el Caribe sobre China (Red ALC-China). A continuación se exponen algunas de las principales reflexiones que fueron presentadas durante el seminario.

Las relaciones de la región con China

Las relaciones entre China y América Latina y el Caribe (ALC) han transitado por diferentes fases de desarrollo –de mayor o menor afinidad en términos económicos y socio-políticos– desde la conformación de la República Popular China en 1949. Sin embargo, puede afirmarse que las vinculaciones diplomáticas y políticas comenzaron a profundizarse recién a partir de 1978, tras las reformas impulsadas por Deng Xiaoping y la apertura de la economía china a las corrientes del comercio internacional.

A partir de las reformas, comenzarían a fortalecerse los vínculos bilaterales con los diferentes países de ALC, dando pie a la construcción de relaciones de cooperación estratégica durante la década de los 90. Estas prefigurarían la actual fase de relaciones, caracterizada por la intensificación de los lazos políticos, económicos, comerciales y culturales a niveles históricos. En ese sentido, China comparte una serie de intereses recíprocos con ALC y considera actualmente a la región como estratégica para su modelo de desarrollo de ascenso pacífico con aspiraciones globales. Esto ha conducido recientemente a China a desarrollar una política específica hacia ALC que se sustenta principalmente en el área comercial y –un peldaño más abajo– de las inversiones; pero que no se limita sólo a ellas, sino que aborda además los ámbitos político, social y cultural.

Esta estrategia se ve en parte plasmada en el Libro Blanco sobre la Política de China hacia ALC. Es implementada a través de una serie de instrumentos y herramientas políticas, y en los niveles bilateral y multilateral. Sobre este último punto, además de la creciente cooperación existente entre China y bancos multilaterales regionales como el BID o la CAF, resalta el Foro China-CELAC como el principal espacio político utilizado por el gobierno chino para llevar adelante una estrategia global hacia la región en su conjunto.

El rol de ALC en la IFR

La IFR fue anunciada por el Presidente Xi Jinping en el año 2013. En la actualidad, son 58 los países que son socios (entre ellos Alemania, Francia y Reino Unido); sin embargo, el proyecto involucra indirectamente hasta 120 países, entre los que se encuentran 16 países de la región latinoamericana. La IFR proyecta la construcción de seis corredores económicos terrestres (llamados también cinturones), y una ruta marítima. Los corredores económicos proyectados son: (i) China-Pakistán, (ii) China-Mongolia-Rusia, (iii) China-Península de Indochina, (iv) Euroasiático, (v) China-Asia Central-Asia Occidental, (vi) Bangladesh-China-India-Myanmar. El presupuesto actual contemplado para la IFR es de 890 millones de dólares – con estimaciones futuras que alcanzarían incluso los 1,4 billones de dólares. Las fuentes de financiamiento serían diversas, siendo el principal ‘motor financiero’ el Fondo de la Ruta y la Seda (creado en 2014), y Banco de Políticas1Banco de Desarrollo de China (CDB) y China ExIm Bank., Bancos Estatales2Industrial & Commercial Bank of China (CBC), China Construction Bank (CCB), Agricultural Bank of China (ABC) y Banco de China (BOC, por sus siglas en inglés)., Fondos Soberanos3China Investment Corporation (CIC), China Life Insurance Company, China National Social Security Fund (SSF)., e Instituciones Financieras Internacionales4Banco Mundial (BM), Banco Asiático de Desarrollo, Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el Banco de Desarrollo (NBD).

Fuente: Estudios de Política Exterior (2015). Disponible en: https://bit.ly/2P980y5

En un primer momento ALC no constituyó una prioridad para la iniciativa IFR, la importante reserva de materia primas que posee la región, sumado al amplio déficit en infraestructura lo convierten en un mercado potencial para las industrias chinas, sobre todo en la construcción de rutas, puentes, ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Sin embargo, ya son varios los países de la región que han firmado memorándums de entendimiento con China con el fin de ser parte de esta iniciativa global.

Si bien no resulta  claro  cuál y cómo será el rol que le toca jugar a ALC en la Iniciativa, lo cierto es que ya se han dado los primeros pasos para su incorporación. En virtud de los potenciales impactos tanto positivos como negativos de dicha participación; así como de la experiencia vivida por la región en las últimas décadas en cuanto a las inversiones de origen chino; resulta fundamental que los gobiernos, las comunidades y la sociedad civil en ALC se preparen para trabajar de manera coordinada. Esto, a fin de evitar los impactos negativos, sobre todo en materia socioambiental y de defensa de los derechos humanos.

Algunas conclusiones y desafíos:

  • Si bien resulta claro que la región de ALC no constituye una prioridad para la iniciativa IFR, sí es posible identificar ciertos intereses para incluir a la región en la iniciativa tanto por parte de China como por parte los países latinoamericanos. Desde el punto de vista de estos últimos, esto se ha visto reflejado en la firma de Memorandos de Entendimiento para formar parte de la Iniciativa, e incluso en algunos incipientes proyectos.
  • En cuanto a los proyectos en ALC que contemplaría la Iniciativa, existen pocas precisiones al respecto al día de hoy aunque existen diversos países de la región que se han mostrado interesados en desarrollar megaproyectos de infraestructura transfronteriza que vinculen a la región con China. Existen distintos proyectos que siguen esa estrategia de, por ejemplo, crear rutas bioceánicas para trasladar mercaderías de un lado del continente al otro a un costo menor y en menor cantidad de tiempo. Se han mencionado, por ejemplo, los grandes mega-proyectos de integración regional que formaban parte de la IIRSA como posibles proyectos incluidos en el marco de la IFR. Sobre todo aquellos proyectos de infraestructura de carácter bioceánico.
  • En cuanto a potenciales beneficios para los países de ALC de formar parte de la Iniciativa, muchos autores consideran que ésta representa una oportunidad para impulsar la infraestructura en una región que sufre de un gran déficit de la misma.  Además, entre otros beneficios se menciona que permitirá promover el desarrollo industrial y facilitar la inversión en los países de ALC; así como mejorar la conectividad de la infraestructura. Incluso se argumenta que la iniciativa le permitiría a China y a ALC enfrentar desafíos comunes como la democratización de las relaciones internacionales, la cooperación y el beneficio mutuo.
  • No todos los posibles impactos y resultados de la participación de ALC en la IFR serán necesariamente positivos. Muy por el contrario, existe el temor de que los proyectos que se enmarquen dentro de la IFR presenten similares problemas, errores e irregularidades que han presentado en las últimas décadas gran parte de los proyectos de infraestructura con financiamiento chino que se han materializado en la mayoría de los países de la región. Así, el manejo inapropiado de las inversiones y la actividad de las empresas chinas ha estado ocasionando graves problemas ambientales y sociales a la región, Además, en ALC las inversiones chinas han estado envueltas en escándalos de corrupción en  diversas ocasiones. Siguiendo, una de las críticas hacia China es la ausencia de políticas de salvaguardas sociales y ambientales en gran parte de su banca financiera que opera en la región, como por ejemplo por parte del Banco de Desarrollo Chino, uno de los principales involucrados en el desarrollo de la iniciativa IFR.

Puedes ver el documento completo aquí: https://bit.ly/2Uj74hf

  • 1
    Banco de Desarrollo de China (CDB) y China ExIm Bank.
  • 2
    Industrial & Commercial Bank of China (CBC), China Construction Bank (CCB), Agricultural Bank of China (ABC) y Banco de China (BOC, por sus siglas en inglés).
  • 3
    China Investment Corporation (CIC), China Life Insurance Company, China National Social Security Fund (SSF).
  • 4
    Banco Mundial (BM), Banco Asiático de Desarrollo, Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el Banco de Desarrollo (NBD)

Relacionados

  • 1
    Banco de Desarrollo de China (CDB) y China ExIm Bank.
  • 2
    Industrial & Commercial Bank of China (CBC), China Construction Bank (CCB), Agricultural Bank of China (ABC) y Banco de China (BOC, por sus siglas en inglés).
  • 3
    China Investment Corporation (CIC), China Life Insurance Company, China National Social Security Fund (SSF).
  • 4
    Banco Mundial (BM), Banco Asiático de Desarrollo, Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y el Banco de Desarrollo (NBD)