Las relaciones de China con Latinoamérica y el Perú post-pandemia

Carlos Aquino Rodríguez
Estudio Maestría y Doctorado en la Universidad de Kobe, Japón sobre Economía Internacional y Economía Asiática. Es coordinador del Centro de Estudios Asiáticos San Marcos (CEAS) de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, desde noviembre 2018, y fue Vicedecano académico de la Facultad de Ciencias Económicas, UNMSM.

El escenario post pandemia para los países de América Latina es desalentador. Actualmente, se están observando los impactos económicos, políticos, sociales y sanitarios producto del Covid-19. Con este panorama, China se presenta como el único país capaz de proveer de financiamiento, manufacturas e insumos médicos a la región latinoamericana. Por lo que, se analizará qué se espera de la futura relación en la región y el gigante asiático.

La pandemia del COVID-19 dejará a la región de Latinoamérica como la más golpeada en el mundo, en términos del número de infectados y fallecidos (el costo humano), y en términos de su desempeño económico (costo económico). Así, la región necesitará de toda la ayuda posible para poder salir de una situación que lo dejaría sumido probablemente en otra década perdida para la región (como la década de 1980 o la que acaba de terminar, la del 2010).

En ese contexto, China se perfila como el único país que podría ayudar a la región en términos de ofrecer un mercado para sus productos, en términos de financiamiento, y hasta en términos de la ayuda para combatir la pandemia.   

En este artículo, en primer lugar, veremos la situación social y económica en que está quedando Latinoamérica post-pandemia; segundo, la situación del comercio de la región con China; tercero la situación en cuanto a inversión y financiamiento con China; cuarto la ayuda para combatir la pandemia; y quinto, las perspectivas de la futura relación de la región con China.

Situación social y económica de la región post-pandemia

Hablar de la situación social y económica de la región post-pandemia en realidad es aún prematuro, pues la región aun no sale de esta, no estamos aún en una situación post-pandemia (y el mundo en general tampoco lo está). La situación puede ponerse más crítica pues en Latinoamérica, a diferencia de regiones como gran parte del Asia Oriental y Europa Occidental, por ejemplo, que han logrado controlar la pandemia (aunque hay ahora un rebrote en varios de ellos), en la región la cifra de muertos e infectados en la mayoría de los países sigue aumentando.

Aun así, al momento de escribir este artículo, 6 de agosto del 2020, puede decirse que la región latinoamericana es la más golpeada en el mundo. Por ejemplo, en número de fallecidos, de los 42 países más afectados en el mundo, 11 son de la región (y de los 13 países más afectados en el mundo, 5 son de la región).

En número de infectados por millón de habitantes, 3 países de la región están entre los 4 primeros. Primero esta EEUU, seguido de Chile, Perú, y Brasil. Debería estar México entre los 5 primeros, no lo está pues no hace suficientes pruebas. Por ejemplo, México ha realizado menos de la mitad del número de tests que ha hecho el Perú, a pesar de que tiene una población 4 veces mayor. Ver Cuadro 1.

Cuadro 1: Número de fallecidos e infectados por el COVID-19 en el mundo

Fuente: datos del 6 de agosto 2020, 1pm https://www.realclearpolitics.com/coronavirus/
Fuente: datos del 6 de agosto 2020, 1pm https://www.realclearpolitics.com/coronavirus/

En cuanto a la situación económica, de acuerdo con las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional, FMI, de junio del 2020, la región también será la más golpeada en el mundo. El mundo experimentará una caída en su economía de 4.9% el 2020, las economías avanzadas una caída de 8.0%, los mercados emergentes y economías en desarrollo caerían un 3.0%, pero Latinoamérica caería un 9.4 %.

Cuadro 2: Últimas proyecciones de crecimiento de Panorama de la Economía Mundial

Fuente: FMI: “Reopening from the Great Lockdown: Uneven and Uncertain recovery” junio 24, 2020
Fuente: FMI: “Reopening from the Great Lockdown: Uneven and Uncertain recovery” junio 24, 2020

Lo anterior indicaría que la región podría tener un crecimiento muy bajo en la década que empieza pues la pandemia, no controlada aun, afectará por varios años los flujos de comercio, inversión, turismo y remesas, factores de los que Latinoamérica depende cada vez más. Así, se estima que la región podría tener otra década de bajo crecimiento, justo después de haber experimentado otra en la década que acaba de terminar, un crecimiento promedio anual de menos de 0.5%. Ver Gráfico 1.

Gráfico 1: PBI per cápita, cambio promedio anual en %

Fuente: The Economist, 2 de julio del 2020: “A Latin America economic tragedy”
Fuente: The Economist, 2 de julio del 2020: “A Latin America economic tragedy”

Latinoamérica experimentó en la década del 2010 el crecimiento más bajo en el mundo, y es probable que también en la década que empieza ocurra lo mismo. De ser así, de las 5 últimas décadas empezando desde 1980 hasta el 2020, la región habría tenido dos décadas de bajo crecimiento económico (2010 y 2020), y una de crecimiento negativo (1980).

Las razones de porque la región está pagando un alto costo en lo humano y en lo económico son varias, pero se podría resumir en lo siguiente: Ineptitud de muchos gobiernos en enfrentar la situación, siendo los casos más claros Brasil, México y Perú; servicios de salud pública precarios; alta desigualdad en el ingreso; y gran informalidad en la economía.

La situación del comercio de la región frente a China

China desde comienzos de este siglo se ha convertido en el motor de la economía mundial, pues ha contribuido con casi un tercio del crecimiento global. Esto será más evidente este año cuando la gran mayoría de los países entren en recesión económica, y China será una de las pocas economías que crecerá. Ver Cuadro 2 anterior.

La importancia de China es más evidente para Latinoamérica, pues la región depende cada vez más de ese país, para sus exportaciones e importaciones, pero también como fuente de capital (inversiones y préstamos).

Por el lado del comercio se tiene que desde comienzos de este siglo la importancia de China aumentó vertiginosamente para la región. En el siguiente gráfico se puede ver, por ejemplo, la evolución del 2002 al 2019 del comercio de bienes de Latinoamérica con los EEUU y China, sus dos principales socios comerciales. El 2019 la región exportó a los EEUU 455 mil millones de dólares, un 43% del total, mientras que a China fue 128 mil millones de dólares, un 12% del total. Por el lado de las importaciones la región compró de EEUU ese mismo año 344 mil millones de dólares o un 32% del total que compró del mundo, y de China compró 194 mil millones de dólares, un 18% del total. Y la región tuvo un déficit comercial con China (y un superávit con EEUU).

Gráfico 2: Comercio de bienes de Latinoamérica con EEUU y China, del 2002 al 2019, en miles de millones de dólares

Fuente: Elaborado por el autor en base a datos del WITS del Banco Mundial, y Trademap para datos del 2019 Fuente: Elaborado por el autor en base a datos del WITS del Banco Mundial, y Trademap para datos del 2019
Fuente: Elaborado por el autor en base a datos del WITS del Banco Mundial, y Trademap para datos del 2019

[/fusion_text][fusion_text]Del 2002 al 2019 la participación de EEUU en el comercio de la región ha disminuido, pues ha pasado de representar el destino del 57% de las exportaciones a un 43% en ese lapso, y por el lado de las importaciones su participación cayó de un 46% a un 32%. Las exportaciones de la región a China han aumentado pues el 2002 la región le vendió solo el 2% del total exportado, y el 2019 su participación subió al 12%, y por el lado de las importaciones la participación de China en las compras de la región pasó de casi 4% al 18% en ese mismo lapso. EEUU es el mayor socio comercial de la región, China es el segundo.

Pero ese gráfico y las cifras mencionadas ocultan la creciente importancia que cada vez China tiene para la región. Si se excluye a México de las estadísticas de comercio exterior de la región, pues este país comercia mucho con EEUU (el 79% de las exportaciones de Latinoamérica a EEUU lo hace México, y el 59% de las importaciones de Latinoamérica desde EEUU lo hace México), se verá que China ya es casi tan importante como socio comercial de Latinoamérica como lo es EEUU. Excluyendo a México, en el 2019 la región exportó a EEUU solo 96 mil millones de dólares, comparado con los 121 mil millones que se le vendió a China. Sin México, la región compró de EEUU ese mismo año 137 mil millones de dólares, frente a los 110 mil millones que compró de China. Sin México, la región tuvo un superávit comercial con China (y tuvo un déficit con EEUU).

Sin México, del 2002 al 2019 el monto de las exportaciones de la región a EEUU aumentó un 70%, y las importaciones se triplicaron; mientras que a China las exportaciones se multiplicaron por 20 veces, y las importaciones desde ese país se multiplicaron por 18 veces en ese mismo lapso. ¿A qué se debe esto?

Por el lado de las exportaciones, la región (excluyendo México) exporta mayormente recursos primarios (minerales, energéticos -petróleo y gas natural-, y agrícolas) y no tiene un sector manufacturero competitivo. Y dada la gran demanda de China por esos recursos, este país se convierte en el mayor destino de esos productos, mientras que EEUU ya no compra tantas materias primas como antes, y de hecho en productos energéticos ha pasado a ser exportador de estos. Y por el lado de las importaciones, China es la fábrica del mundo y productor a menor costo (aún) de muchos productos.

Esa situación se acentuará este año 2020, cuando EEUU sufra una caída en su economía de 8% mientras China crecería 1%, según el FMI. Según cifras del BID-INTAL, en Mayo pasado las exportaciones de Latinoamérica a EEUU cayeron 50.4% mientras a China solo cayeron 15.5%.

La situación de la inversión y financiamiento de Latinoamérica con China

Por el lado de la inversión, China es uno de los mayores actores en la región, no solo en el sector de recursos naturales, sino crecientemente en el de infraestructura (algo que la región requiere con urgencia). Con su Iniciativa de la Franja y la Ruta, el cual 19 países de la región ya han firmado un memorándum de entendimiento, las inversiones chinas aumentarían. También China tiene a su disposición instituciones financieras que ha creado para ese fin, como el Banco Asiático de Inversión e Infraestructura o el Fondo de la Ruta de la Seda, o sus bancos de desarrollo, que cuentan con fondos para prestar.

Se calcula que China ha invertido en Sudamérica del 2005 al 2019 un monto de 175 mil millones de dólares, y que el Perú es uno de los países que más ha recibido de ese monto en la región, unos 28.2 mil millones de dólares. Ver Gráfico 3.

Gráfico 3: Inversión y construcción China del 2005 al 2019, en miles de millones de dólares

5

China se ha convertido en el mayor prestamista en el mundo y en la región. Se dice por ejemplo que China ha prestado más dinero a los 73 países más endeudados del mundo que requieren alivio financiero, monto mayor que lo prestado por los miembros del Club de París, que incluye a EEUU, Japón y el Reino Unido. En el caso de la región latinoamericana se calcula que China prestó una gran cantidad de dinero, especialmente a países que no tenían acceso a financiamiento de bancos comerciales y de organizaciones financieras internacionales. A Venezuela por ejemplo llegó a prestarle unos 62.2 mil millones de dólares. Ver Gráfico 4.

Gráfico 4: Préstamos de China a Latinoamérica del 2005 al 2019

Fuente: Gallagher, Kevin P. and Margaret Myers (2020)
Fuente: Gallagher, Kevin P. and Margaret Myers (2020) “China-Latin America Finance Database,” Washington: Inter-American Dialogue https://www.thedialogue.org/map_list/

La razón de por qué China se ha convertido en el mayor prestamista de muchos países es que no es tan exigente, por ejemplo, en requerimientos de disciplina fiscal. Y usualmente los préstamos de China tienen una tasa de interés mayor. Por ejemplo, en los saldos de deuda promedio a mediano plazo cobra una tasa promedio de 3.5%, mientras que el Banco Mundial cobra 1% y el FMI 0.6%.

Ayuda para combatir la pandemia en la región

La región está seriamente afectada por la pandemia como se comentó. La falta por ejemplo de equipo de protección médica, afecta aún a muchos países de Latinoamérica. China ha enviado como ayuda ese material así como mascarillas a muchos países de la región e incluso personal médico. Esto también es parte de lo que algunos denominan la “diplomacia de las mascarillas”, un intento de China de ganarse más a la región en una época muy difícil para esta.

También China ha dicho que hará de la vacuna que se descubra un bien público de acceso universal, y que incluso prestará 1,000 millones de dólares a Latinoamérica para que los países puedan tener acceso a esta. Esto se contrasta especialmente con lo que algunos consideran la actitud de EEUU y del Presidente Donald Trump, que empezó una campaña para asegurar de que EEUU sea el primer país que consiga la vacuna por encima de otros países, y que llegó incluso a disputarse suministros y equipos médicos con otros países.

Las perspectivas de la futura relación de la región con China

En resumen, el rol de China aumentará en la región, especialmente por las necesidades que tiene Latinoamérica de mercados para sus exportaciones de productos primarios y financiamiento para su desarrollo. EEUU, el tradicional mayor socio de la región, ya no ofrece un mayor mercado para las exportaciones primarias de la región. También en cuanto a financiamiento, EEUU lanzó una iniciativa llamada “América Crece”, que se dice quiere competir con la iniciativa china de la Franja y la Ruta, pero no tiene los fondos que la iniciativa china tiene, y aun tampoco tiene los adherentes que pretendía.

Así cada vez la región mirará más a China como mercado para sus productos y como fuente de financiamiento, y aumentará lo que algunos llaman su dependencia frente a China. Pero hay un punto que habría que tomar en cuenta y es la creciente competencia y rivalidad que hay entre EEUU y China, rivalidad que puede poner a la región en el medio y obligarla a tomar partido por uno de ellos. Esto se ha visto por ejemplo en la discusión de, por ejemplo, de que empresa deben adoptar la tecnología de 5G los países en el mundo.

Se sabe que la empresa china Huawei es el mayor jugador en el mundo en este campo, pero EEUU está haciendo una campaña para que los países no adopten la tecnología china ni los equipos chinos de Huawei. Países como Reino Unido, Australia, Japón por ejemplo excluyeron a Huawei de su instalación de tecnología de 5G, se dice por presiones de EEUU, y esa presión se está extendiendo al resto del mundo, y ya llegó a Latinoamérica al parecer.

Chile por ejemplo decidió a fines de julio pasado adoptar la alternativa japonesa, en el tendido de un cable de fibra óptica que conectará Sudamérica con el Asia, por encima de la alternativa que propuso China. La iniciativa china contemplaba llevar el cable de Chile a Shanghái en China. Ver Gráfico 5. Se dice que la selección chilena tuvo en cuenta las preocupaciones de EEUU.

Gráfico 5: El plan de la ruta del cable de Japón se impuso

Fuente:https://asia.nikkei.com/Business/Telecommunication/Chile-picks-Japan-s-trans-Pacific-cable-route-in-snub-to-China
Fuente:https://asia.nikkei.com/Business/Telecommunication/Chile-picks-Japan-s-trans-Pacific-cable-route-in-snub-to-China

También en esa misma fecha el Embajador de EEUU en Brasil advirtió que habrá “consecuencias” para ese país si adopta para su tecnología 5G la propuesta de Huawei. EEUU acusa a esa empresa china de que podría espiar al mundo si se le permite que se le dé cabida. Se dice que la fuerte retórica de EEUU contra China podría disminuir después de las elecciones, de perder Trump. Aunque la competencia por el dominio económico y tecnológico continuará entre esas dos potencias.

En conclusión, la relación de Latinoamérica con China será mayor, por la necesidad de la región de encontrar mercados para sus productos primarios, por sus necesidades de financiamiento, y también porque no hay otro país que pueda ofrecer eso. EEUU, que era una alternativa, ahora ya no lo es. Pero la región podría y debería aprovechar el mercado chino para exportar productos con más valor agregado, especialmente con la modernización de su infraestructura física que sería posible con el financiamiento chino. Necesita producir justamente productos con más valor agregado para dejar de depender de los productos primarios.

En todo caso la crisis ocasionada por la pandemia, que dejará a la región latinoamericana muy golpeada económicamente, necesitará de una ayuda que al parecer solo estaría disponible de China. Es tarea de la región usar esta de la mejor manera posible.

——————————————-

Fuentes

[/fusion_text]

Relacionados