CELAC: La apuesta por la integración latinoamericana en medio de la crisis del multilateralismo

Autora: Estefanía Anticona, Programa Amazonía, Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR)

El 18 de septiembre se celebró la sexta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) en Ciudad de México. El gobierno de Manuel López Obrador asumió el liderazgo de la misma en un contexto en el que convergen el debilitamiento de mecanismos de integración y se promulgan fuertes cuestionamientos a la Organización de los Estados Latinoamericanos.

Bajo la lectura de estos acontecimientos, el anfitrión mexicano sostuvo un discurso conciliador, instando a que  los jefes de  Estados apuesten por  caminar juntos por el bien de América Latina y el Caribe sin vulnerar las soberanías. Bajo estas palabras se remarcó la voluntad política por recuperar la acción unitaria en la región.

Los planes para combatir la pandemia del coronavirus, la innovación ligada al desarrollo científico y tecnológico; la igualdad, género y diversidad; la integración latinoamericana; los planes para el combate al cambio climático y la gestión sustentable de los recursos oceánicos  fueron los principales temas abordados en la  agenda de debate. Sobre el último eje temático, los Estados  renovaron su compromiso con la conservación, el uso integral y sostenible de los ecosistemas y la biodiversidad; la lucha contra el cambio climático, el manejo forestal sostenible  y con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Además, subrayaron la importancia de fortalecer la financiación climática por parte de los países desarrollados dirigida a apoyar los esfuerzos de mitigación, adaptación y pérdidas en los países en desarrollo y se recomendó dotar a la próxima COP 26[1] de los mecanismos necesarios para garantizar el derecho a la participación inclusiva y al de contar con acceso a la información en un marco donde se garantice la transparencia de las negociaciones.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26) es la 26 a sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Los jefes de estado de los países que la reafirmaron asistirán a la cumbre, junto con varios expertos y activistas en cambio climático. La conferencia tendrá lugar del 1 al 12 de noviembre y tiene como objetivo acordar y acelerar la acción sobre el Acuerdo de París.

A ello se le adicionó un claro interés por concretar un relacionamiento con socios extraregionales, centrado en la posibilidad de fortalecer las actividades con China  en el marco del Foro CELAC- China. Este último tema en agenda fue especialmente valorado por el presidente de China, Xi Jinping, quien a través de su mensaje durante la VI Cumbre  destacó la importancia de la CELAC para enfrentar de forma conjunta la pandemia y asegurar  el mantenimiento de la paz y la estabilidad en la región latinoamericana. ‘La amistad entre China y América Latina y el Caribe viene renovándose y está cada vez más arraigada en los corazones de ambos pueblos’, remarcó Xi.

Ciertamente, Silvana Romero y Tamara Lajtman, investigadoras del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, resaltan los puntos álgidos que no estuvieron exentos en  esta Cumbre. El primero gira en torno a las diferencias y enfrentamientos habidos entre países al interior del bloque[1]. Este fue el caso de Paraguay y Venezuela, en el que se convocó el debate sobre la democracia ;y el caso de Nicaragua y Argentina, en donde el último país reprobó la conducta del gobierno de Nicaragua en materia de derechos humanos. Estas diferencias obstaculizaron el trazo de acuerdos en conjunto a los que aspiraba el gobierno mexicano.El presente contexto es motivo de preocupación por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Barcena y el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quienes recalcan la importancia de sostener un espíritu del multilateralismo para el enfrentamiento de desafíos comunes como la COVID-19.

Relacionados